En la legislatura actual, ese modelo devastador se concreta en una batería de iniciativas sospechosas, cuando no presuntamente ilegales, defendidas, amparadas y protegidas por la Junta de Castilla y León con tanto ahínco como si les fuera en ello la vida o el bolsillo: el Procurador del Común ha abierto una investigación al respecto. Me refiero a proyectos agresivos como Forestalia, la Red de Calor de Ponferrada o la disparatada incineradora que pretende Cementos Cosmos en el centro de la hoya berciana. En el caso de Forestalia —fruto de una subasta bajo sospecha, denunciada por el propio sector, que el Gobierno de Pedro Sánchez debe revisar—, la nueva Fiscal General, María José  Segarra, deberá tomar cartas en el asunto muy pronto.

¿Qué hará entretanto el PSOE berciano, y por extensión el socialismo en Castilla y León, que tiene a su alcance real —en mayo de 2019— la presidencia de la Junta? ¿Cuál es su Agenda Verde para El Bierzo? ¿Van a ser cómplices sus alcaldes y concejales de las políticas depredadoras de la Junta? ¿Van a avalar con su silencio la incineradora de neumáticos de Cosmos, la especuladora de Forestalia (una empresa de cartón-piedra con tres mil euros de capital social, subvencionada con nuestro dinero), el saqueo del agua pública del embalse de Bárcena, la quema de biomasa y residuos urbanos, más chimeneas y más humos venenosos, o la plantación masiva de eucaliptos? ¿Pedirán mantener el carbón y las térmicas en la UCI con respiración asistida (dinero público, se entiende), una vez que los italianos de Enel han chupado hasta la última gota de beneficio y se desentienden del cadáver?

El Gobierno de Pedro Sánchez abre ventanas de luz, oxígeno y esperanza también para El Bierzo: la oportunidad histórica de salir del siglo XIX y entrar en el siglo XXI, de avanzar de una vez por todas en el desarrollo sostenible, basado en nuestra riqueza agrícola, vinícola y forestal, en nuestro paisaje, historia, cultura y gastronomía: desde el Patrimonio de la Humanidad (Médulas y Camino Jacobeo) hasta las denominaciones de origen y marcas de calidad que conquistan mercados internacionales, pasando por las nuevas tecnologías. Como dice la ministra Teresa Ribera: “Hacerlo supone implicarse”. ¡Arriba las ramas!

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN LA NUEVA CRÓNICA.
Links de interés:
La Ministra dice que la Ley de Cambio Climático es una prioridad absoluta
Equo reclama a Sánchez 14 medidas ecológicas
Prioridades de la nueva ministra