Newton rendía homenaje a sus predecesores y maestros –Galileo, Kepler, Copérnico– con un reconocimiento que hizo fortuna: «Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes». Si los políticos contemporáneos tuvieran la lucidez de Newton, y la humildad suficiente para aprender de la experiencia de quienes les precedieron, nos evitarían muchos disgustos. En economía y política, los experimentos con gaseosa.

Sin embargo, los conductores de este colectivo que va directo hacia el precipicio se empeñan en desoír las razones de expertos cuyo relato de la crisis tiene la solidez y la coherencia que faltan cada día en la tribuna del Parlamento, en las ruedas de prensa de Moncloa y Ferraz, en las comparecencias desde Bruselas, en los desayunos con moqueta cuatro estrellas y zumo de naranja artificial, y en tantos y tontos otros apresurados mítines en los que se sirve comida-basura, noticias basura, relatos basura.

Frente a esa hojarasca, necesitamos construir un relato de la crisis sólido, creíble, basado en datos, bien argumentado, sin sofismas ni demagogias. El precio de la desigualdad del Nobel Stiglitz, o ¡Acabad ya con esta crisis! del también Nobel Krugman [“Más austeridad no va a servir de nada”], o La torre de la arrogancia de Antón Costas, o el Manifiesto de los economistas aterrados debieran ser lecturas de cabecera de nuestros gobernantes. Es preciso añadir a estos textos imprescindibles el reciente ensayo Cómo salir de esta del analista que avanzó la crisis en 2007, entonces dirigía la revista Capital, el periodista gallego José Luis Gómez.
No me pidan resumir en un folio las 260 densas páginas de su ensayo, un certero relato de la crisis, de la que “o nos salvamos juntos o nos hundimos separados”, en afortunada expresión de Juan Rulfo. Procuraré hilvanar mis notas como invitación a la lectura de un libro claro y necesario.

La tormenta perfecta

Km. 0: Las preguntas son sencillas, pera las respuestas complejas: ¿Qué pasó, dónde estamos y a dónde vamos?

Km. 26: Intermón: “España, con una deuda pública de 817.000 millones de euros en diciembre de 2012, tardará 20 años en volver al nivel de bienestar previo a la crisis”. ¿Entienden ahora a qué me refería al hablar de los relatos basura de la Moncloa, cada día más increíbles? “La ausencia de pedagogía política –afirma Gómez- impregna la acción del gobierno de Rajoy”.

Km. 35: La segunda parada es el corralito, o el rescate encubierto: no basta con cambiar el nombre a las cosas y jugar a los disfraces: “En ocho meses de 2012, de España han salido 330.000 millones de euros, que van a parar a bancos de Suiza, Luxemburgo, Holanda y Alemania. El austericidio reporta grandes beneficios…”. Estas cosas nunca se cuentan en las ruedas de prensa de Guindos.

Hagamos una tercera parada en Europa: el europeísta José Luis Gómez describe una Europa incompleta, sin autoridad política, sin banca propia, sin voz internacional, donde el euro es la moneda única de Alemania, con inmensos paraísos fiscales y con grandes déficits democráticos, por ejemplo, la imposición a los PIGS, incluida Spain, de los famosos MoUs, Memorandum of Understanding, que se pasan los parlamentos por el forro.

Km. 39: Principal problema, la deuda, dice José Luis Gómez; la deuda privada: 2,4 billones de euros en 2008, 2,26 billones (el 214% del PIB) en 2012. Una deuda de devolución imposible pero, si tanto debemos, ¿qué hizo España con su crédito? “Financiar la expansión exterior de las grandes multinacionales” (Müller). ¿Cómo se explica el alto endeudamiento de empresas “prósperas”? El big-bang de Pescanova es una de esas burbujas que se desinflan estrepitosamente. Explotarán más.

Km. 56: La burbuja financiera. “La banca es todo un problema” afirma Gómez rotundo, “no nos engañemos, los bancos españoles cruzaron 2012 en pérdidas”. Tal era el descontrol que en 2011 “el Banco de España concluyó que Bankia era muy solvente”. En Galicia, Feijoo defendió la viabilidad y solvencia de NCG. Falló todo el sistema de control: el BE, la CNMV, los auditores, la Bolsa, los Consejos de Administración… incluso aquellos tests de stress de Bruselas dan risa si los leemos ahora. Un descontrol carísimo para el bolsillo de los ciudadanos.

Paro y pobreza

Km. 82: El ajuste. Se acabó el estado del bienestar, estamos ante un cambio de modelo social, viene a decirnos Gómez. Los datos de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza son dramáticos: se agranda la brecha ricos/pobres, crece la pobreza (6 millones de pobres, Informe Cáritas) y crece el riesgo de exclusión (“España llegará a 18 millones de personas en riesgo de exclusión social en 2022”, Intermón), 26% de tasa de paro, desahucios, suicidios… Gómez certifica: “El ajuste está recayendo sobre los más débiles. El paisaje es desolador”.

Km. 99: El paro. El paro seguirá aumentando; por cierto, dice el autor, todos los analistas desmienten al Gobierno. Jóvenes y estudiantes: permanezcan atentos al nuevo modelo de formación profesional a la alemana (70% prácticas en empresa, 30% teoría).

Km. 104: La burbuja inmobiliaria: “El gran error del país desde el año 2000 –escribe Gómez- fue concentrar gran parte de su inversión en el ladrillo en lugar de apostar por un sector industrial y de servicios más desarrollado e innovador”. Daños colaterales: especulación del suelo, corrupción municipal, destrozo ecológico…

Km. 134: “La crisis la están pagando los asalariados”. Para cumplir el déficit del 6,3 impuesto por Merkel, a Rajoy no se le ocurre otra cosa que “la vía más fácil: subir el IVA y recortar sueldo a funcionarios”. Los números cantan: en este asunto el análisis de José Luis Gómez me parece brillante. De los 175.000 millones que recaudó el Estado en 2012, 73.000 millones fueron IRPF de los contribuyentes y 51.000 millones IVA directo al bolsillo. La actividad económica de las empresas solo aportó 22.000 millones. “El Gobierno está rompiendo todos los esquemas fiscales”. Por mucho que se exprima la naranja, no da más zumo: en los saraos de Moncloa no se nos cuenta esa jibarización del Impuesto de Sociedades que ha pasado de 40.000 millones en 2007 a 16.000 millones en 2011. “La clave está en crecer, no solo en ajustar”.

¿Hay que pagar la deuda?

Km. 149: La deuda: solamente pagar los intereses de la deuda, sin reducir principal, es ya la mayor partida de gasto, 40.000 millones en 2013, un 31,6% más que en 2012. “España tendrá que afrontar en 2013 renovaciones de crédito por importe de 230.000 millones de euros”. La deuda es impagable: hay que dejar de pagar la deuda: esto lo añado de mi cosecha. Agarrarse, que vienen curvas.

Km. 171: De momento “no estamos saliendo de la crisis y 2014 será peor”. España no ha sido rescatada, aunque sí muchos ayuntamientos y comunidades autónomas, pero el país está intervenido. La nueva constitución austericida es el MoU y esa, ya queda dicho, no es la solución, sino el problema. Atentos a las elecciones alemanas de septiembre de 2013.

Ante tal panorama, “¿Cómo salir de esta?”. El autor es de natural optimista y participa de las tesis keynesianas de Krugman: “La salida de la crisis está bloqueada por la falta de lucidez y de voluntad política”. Frente a la manoseada “senda” de Guindos (palabreja que el ministro ya usaba en sus informes en Lehman Brothers), el análisis de José Luis Gómez señala el camino: “Rajoy no puede hacer mucho; la respuesta la tiene Merkel, que es quien gobierna de facto en Madrid.

“La solución es crecer –concluye el optimista Gómez-, hay salida, tiene que haberla. El bienestar ciudadano depende del crecimiento: no perdamos de vista a Obama ni a América Latina [p. ej., Rousseff en Brasil]”. La receta es exportar, arreglar las cuentas públicas, reducir el endeudamiento privado, incentivos fiscales a las empresas, atajar la crisis institucional (la tormenta perfecta en la que se alían la Corona, la deslegitimación del bipartidismo PP-PSOE, etc.).

Segunda Transición

Km. 260: Gómez concluye su análisis propugnando una Segunda Transición, unos nuevos Pactos de la Moncloa, una reforma de la Constitución que resuelva también el encaje de Cataluña, el relevo generacional normal del rey Juan Carlos por su hijo Felipe, una reforma de la ley electoral… en fin, cosas importantes que exigen altura de miras; nada que ver con el vuelo ramplón de la actual política española. Pinta mal.

Es por eso que yo soy menos optimista que al autor. Para salir de esta precisamos las 5 G´s que menciona Carsten Moser en el prólogo de este excelente ensayo: Credibilidad, Conocimiento, Competitividad, Confianza y Consensos. En palabras de Antonio Garrigues: “La democracia es un sistema cuyo objetivo básico es facilitar la convivencia, no en el acuerdo, que sería cosa de poco mérito, sino justamente en el desacuerdo…” [ABC, 2010].

Podemos salir de esta: primero, desoyendo el relato-basura de Merkel-Rajoy; y segundo, construyendo país sobre las premisas sólidas de Stiglitz, Krugman, Costas, Garrigues, Moser o José Luis Gómez. Con credibilidad, conocimiento, competitividad, confianza y consenso. “No hay salida individual: todos juntos o perecemos”.

Foto: Xurxo Lobato
Web Como salir de esta
Twitter: @salirdeesta
Facebook
Leer en Mundiario