A ver, señor Ministro de Justicia: un chorizo es un chorizo, con o sin presunción de inocencia, que nos toma usted por tontos, y aunque a sus monas imputadas –a las suyas propias- las vista de seda, monas corruptas se quedan.

Sí, los perdedores crónicos somos tontos de capirote y los listos, una vez más, van ganando. El lunes nos desayunamos con la noticia de que la Banca Privada de Andorra cae después de que el Departamento del Tesoro de EEUU la señale con el dedo por blanquear dinero y trapichear con la mafia y, como somos tontos, nos tragamos el sapo de que la BPA es el único banco con las manos sucias. ¿Recuerdan aquella noticia: “Botín gana más en Caimán y Bahamas que con Banesto”? El problema no es la BPA, sino Andorra entera, Gibraltar, Luxemburgo y las 467 filiales que tienen en paraísos fiscales 33 de las 35 empresas del IBEX35 [ABC], tan patriotas todas como la baronesa Thyssen.

El martes almorzamos en Moncloa con la dictadura de Venezuela, una película de miedo, producida por el Tea party con guión de Aznar y el pajarito de Maduro de protagonista. La consigna está clara: todos a una contra el régimen chavista, encarnación del mal en estado puro, mientras el 34% de la población mundial, 2.377 millones de personas, viven bajo el yugo de más de 40 dictaduras [Informe Freedom House 2013].

El miércoles comemos abrazos basura entre Espe y Cristina, Pedro y Susana, Perico y Pindanga, como si sus cuitas y golondrinos nos interesaran algo; pero otra dictadura instalada en los grandes medios de comunicación (todos ellos deficitarios, en bancarrota y sostenidos por Juan Pueblo) nos cuenta milongas que solo merecen el botón “apagar”.

El jueves merendamos con la estafa de Neymar y el Barça, otro asunto de calado nacional que en Madrid festejan como si las alcantarillas del Bernabeu y los putipalcos de Florentino olieran a colonia. Para cloacas, esa inmensa caca nacional llamada fútbol.
Y, en fin, el viernes cenamos chorizos: el Gobierno quiere que ahora se llame “investigados” a los “imputados”. Yo propongo seguir llamando ladrones a los ladrones, sinvergüenzas a todos los citados y mentirosos a quienes los encubren.

Dictaduras del siglo XXI
Foto: La diputada Mónica Oltra (expulsada del Parlamento valenciano por llevar esta camiseta)
@ValentinCarrera

La Nueva Crónica, 15-03-2015