Lo que queremos saber es quién le amenaza, Señor Presidente, y por qué.

“Desde hace ya años, supongo que con la intención de amedrentarme, me han hecho llegar mensajes privados e insinuaciones públicas de que se harían llegar [las fotos con Marcial Dorado] a los medios de comunicación” afirma Alberto Núñez Feijóo en el comunicado, firmado a título personal, con membrete del Grupo Parlamentario Popular, remitido a la prensa el domingo 31 de marzo a las 00:45 h.

“Amedrentar” significa infundir miedo, atemorizar. Algunos medios han traducido esos “mensajes privados e insinuaciones públicas” por chantaje o amenazas, delitos tipificados en el Código Penal. Luego, hemos sabido que las amenazas empezaron en 2003 y Feijóo las consideró tan serias que las puso en conocimiento de Fraga y de Rajoy.

Lo que el sentido común se pregunta es, uno) ¿En qué consistieron tales amenazas?; y dos) ¿Por qué Alberto Núñez Feijóo no acudió en 2003 a la comisaría de guardia e interpuso una denuncia?

Si un ciudadano es chantajeado o recibe amenazas, con frecuencia anónimas, debe ponerlo en conocimiento de las autoridades de inmediato: es el consejo que damos a nuestros hijos menores en casos de ciberacoso o violencia de género, por ejemplo; es la conducta que recomienda la Policía en su página web (Twitter: @Policia) o con vídeos en Youtube. Es la conducta apropiada: denunciarlo, para que la amenaza se investigue y cese.

Por tanto ¿quién amenazó a ANF en 2003? ¿Quién lo ha seguido amenazando durante los diez años transcurridos desde entonces? ¿Ha sido el entorno de Marcial Dorado, el PSOE, alguien de su propio partido? No se puede meter el ventilador en el chocolate y responder a unas insinuaciones (delictivas) con otras insinuaciones a voleo, como un mono con dos pistolas.

Presumiblemente, el señor Feijóo conoce quién le amenaza y por qué: debe ponerlo de inmediato en conocimiento de la Policía, aunque sea con diez años de retraso. También si son amenazas anónimas: la Policía no es tonta, ponga usted la denuncia y ya verá qué pronto encuentran al chantajista que le amedrenta con “mensajes privados e insinuaciones públicas”.

Entonces sabremos todos el fondo de este asunto, que el Sr. Feijóo aún no ha desvelado: ¿Quién le amenaza, Señor Presidente, y por qué?

Foto: Blog Canal Sur