―La bloguera Carmen Rodríguez, Profe10demates, nos hace reír y llorar con el relato de su lucha contra un linfoma

He conocido a una chica biónica con superpoderes y quiero contártelo, a ti, amable lector o lectora, que has bajado al quiosco, como cada mañana, a buscar La Nueva Crónica, y regresas a casa, con tu mascarita, por la acera de la derecha de tu calle ―el ayuntamiento ha puesto unas flechitas―, mientras los enemigos contagiadores de virus circulan en dirección contraria. Flechita pacá, flechita pallá.

La chica con superpoderes que acabo de conocer circula, sin embargo, por el carril central, con desparpajo: es tan sensata que no desafía al virus, simplemente lo tutea. Ha conocido el dolor y el miedo, y siendo muy niña ha estado con un pie al otro lado del espejo; y de hecho allí lo dejó, el pie, y regresó de las garras de la muerte ―os lo acabo de decir, siendo muy niña― para seguir caminando, disfrazada de bloguera y experta en Recursos Humanos, coautora con Sergio Castro de un libro que me ha hecho reír y llorar.

Leer en La Nueva Crónica.

Ausencia, el cáncer y yo en Next Door Publishers