Me pregunta un amigo desde Canadá:
-Oye, ¿cómo van las elecciones gallegas?, hazme un resumen.
Ahí va, sin compasión, para extranjeros, gallegos presentes, ausentes, no residentes y no ejercientes:

1) El PSOE está en mínimos, hizo cuatro años de oposición desastrosa, sin rumbo; hasta hace una semana ni siquiera tenían candidato y sufre un grado de descomposición interna absoluto, con vetos, insultos, navajazos. Guerra abierta por ir en las listas, lo cual no le importa a nadie. Sacará pésimos y merecidos resultados.

2) El nacionalismo se ha escindido en tres: BNG, que baja pero resiste, aunque no ilusiona al personal, es poco poroso y algo triste. Luego está la SYRIZA gallega, formada por Izquierda Unida y los irmandiños de ANOVA (escisión del BNG) más EQUO y algunos movimientos sociales y ecologistas. Es la fuerza más novedosa e ilusionante; serán una minoría muy guerrera de 3 ó 4 parlamentarios, entre ellos el veterano Xosé Manuel Beiras y la luchadora Yolanda Díaz.

3) La otra escisión del BNG, Máis Galiza, ha sumado grupos de centro-derecha en un partido que se llama Compromiso por Galicia: si consiguen presentarse, que lo tienen crudo, obtendrán un resultado residual. Han perdido la apuesta: el galleguismo de centro tipo PNV o CIU sigue sin encontrar su camino, lo que deja todo el espacio a los caciques provinciales cobijados en el PP, como Baltar en Ourense.

4) Por la derecha, el PP de Feijóo se escojona de risa con la fragmentación de sus rivales (sabe que la Ley d´Hondt es implacable y le salen las cuentas). UPyD en Galicia apenas existe y no contará; pero podría salirle un grano en el culo si Mario Conde decide presentarse (tiene un gran acto anunciado para el sábado 15).

En resumen, el 21 de Octubre Feijóo repetirá como presidente de la Xunta sin méritos propios, por incomparecencia del contrario. El tanto se lo apuntará Rajoy y al día siguiente anunciará urbi et orbe el rescate. ¿Apostamos unas cañas?