Video blog de Valentín Carrera en EfeVerde:

―Es el momento de exigir que la Ley de cambio climático y la Ley de residuos que tramita el Congreso de los Diputados prohíban con claridad la incineración.

―¿Acaso no llevamos cuatro meses hablando de que la salud es una prioridad absoluta?

La Junta de Castilla y León ―gobernada por el partido Popular desde hace más de 30 años, lo que ya de por sí es una anomalía democrática― acaba de dar licencia a la multinacional brasileña Votorantim (Cementos Cosmos) para quemar neumáticos en su fábrica de Toral de los Vados, en el corazón del Bierzo.

Es una hecho muy grave que ―en mi opinión― compromete el futuro de una comarca que vive de su agricultura y vinos, de su paisaje, del turismo, de la hostelería y de los servicios de calidad. ¿Quién va a querer vivir o pasear al lado de una chimenea tóxica? ¿Quién va a beber los vinos o comer las cerezas y pimientos cultivados junto a una incineradora de residuos y neumáticos?

El asunto es grave porque el Tribunal Superior de Castilla y León, y luego el Tribunal Supremo, ya han anulado por dos veces esa licencia; pero la multinacional, con la complicidad de la Junta de Castilla y León, insisten en una incineración que arrasa la salud y la economía del Bierzo, precisamente en este momento tan delicado.

Mientras esto ocurre en “la España vaciada” (luego nos quejamos de que se quede vacía, a merced de los especuladores que convierten el territorio en una colonia), en Cataluña el Parlamento aprobó hace poco una moratoria a la incineración de residuos en cementeras y acordó redactar un Plan de cierre y desmantelamiento de las incineradoras existentes, y una Ley de Residuo Cero. Todo ello con carácter urgente.

Este acuerdo del Parlamento de Cataluña es un triunfo de la Plataforma Ciudadana Residuo Cero, que ahora tiene nueva tarea en El Bierzo, mientras muchos alcaldes y concejales, y sus partidos, se ponen de perfil o se lavan las manos. ¿Acaso no llevamos cuatro meses hablando de que la salud es una prioridad absoluta?

La incineración de neumáticos y otros residuos urbanos nunca es una solución, es un problema: contamina y perjudica a la salud de la población cercana y de todo el planeta. Ante esta evidencia científica, solo cabe una actitud enérgica y urgente, como la del Parlamento de Cataluña o la del Tribunal Supremo, que ha anulado dos veces la licencia de la Junta de Castilla y León a Cementos Cosmos.

Ante una decisión tan irresponsable, quizás es el momento de exigir que la Ley de cambio climático y la Ley de residuos que actualmente se tramitan en el Congreso de los Diputados prohíban con claridad la incineración. Con claridad y sin eufemismos, porque la incineración, mata.

A pesar de todo, la primavera avanza.