—Chis Oliveira y Amada Traba publican un ensayo ecofeminista sobre el amor como cuidado.
—Claves para amar bien y encontrar la salida en el laberinto del patriarcado.


M
ientras se reúne en el Vaticano un cónclave de varones de avanzada edad vestidos con faldas y solideo escarlata, leo, subrayo, estudio y reflexiono el libro ám@me de las «cuidadoras de la igualdad» Chis Oliveira Malvar y Amada Traba Díaz (Editorial Galaxia, 2018, ya en su 3ª edición).

En la selva editorial, ¡tanta novedad superflua!, ám@me es un libro necesario, una guía imprescindible para seguir creciendo juntas, como dicen las autoras. No conozco a Amada Traba, profesora de Sociología de la Educación en la Universidad de Vigo, especialista en educación y perspectiva de género, pero comparto el viaje a Ítaca con Mercedes Oliveira desde hace más de cuarenta años, exactamente desde el día en que, al regreso de una manifestación contra Franco, me pasó la edición clandestina de El segundo sexo de Simone de Beauvoir. Conservo la joya —Ediciones Siglo Veinte, Buenos Aires, 1975— que empieza diciendo: “No se nace mujer: llega una a serlo”.

Estudiábamos en una facultad de Filosofía patriarcal: patriarcal la facultad y la filosofía. Un seminario masculino exclaustrado (en toda la licenciatura solo tuve una profesora, Esperanza Guisán), en el que se enseñaba teología tomista, salvo gozosas y muy contadas excepciones: Marcial Gondar, Luis Villegas, Javier San Martín, López Nogueira, Guillermo Domínguez… gratitud forever.

Cito estas coordenadas del punto de partida —1975, Franco agonizaba, teología patrística— para entender mejor el itinerario personal e intelectual, el viaje a Ítaca, a través del cual las autoras han ido creciendo en estas cuatro décadas de lecturas, paseos, clases, cines, debates, mesas y camas redondas, hasta llegar a este ensayo de madurez, ám@me, en el que Chis Oliveira y Amada Traba hacen una enmienda total al patriarcado. “Semivíctimas, semicómplices”, dice Sartre, no es fácil salir del cuento y construir junt@s un nuevo relato.

Claves para amar bien

Un relato nuevo sobre el amor que las autoras abren con este pensamiento de Cortázar: “Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará”. Las 350 páginas de ám@me están escritas en prosa ágil y transparente, y oportunamente se van dejando citas y pistas bibliográficas para ampliar y multiplicar las lecturas, además de guiños literarios, poéticos, cinematográficos o musicales de plena actualidad: por experiencia y sensibilidad, las autoras saben cómo sintonizar el rap de la adolescencia.

La estructura didáctica del libro permite leer cada uno de los diez capítulos como ensayos autónomos, monografías sobre los mitos del patriarcado, las trampas del amor, la sexualidad y las sexualidades, la pornografía, el maltrato y, ¡qué hermoso hallazgo!, el buentrato, el capítulo final, escrito en estado de gracia: “Claves para amar bien”. Una completa guía de crecimiento personal para encontrar la salida en el laberinto del patriarcado.

Vamos con el contenido. “Aunque parezca mentira, el comportamiento sexual humano es un objeto de estudio científico muy poco desarrollado. La sexología es una ciencia que apenas tiene cien años” (p. 159). Cuando lees esto, ¿cómo te queda el cuerpo? Dos mil quinientos años por lo menos, desde Pericles, de filosofía, pintura, escultura, arquitectura, música, medicina en las que “el hombre es la medida de todas las cosas”; y no hubo entre los admirados presocráticos, los platónicos peripatéticos y los laureados aristotélicos una docena de líneas sobre el sexo y la sexualidad.

Más allá de Hipatia y otras excepciones, los veinticinco siglos de cultura patriarcal fosilizada en los 72 tomos de la Enciclopedia Espasa son el fruto de una larga ablación que empieza con el Génesis. El nuevo relato de la igualdad se construye colectivamente en la Wikipedia. Frente a las fuentes de auctoritas —el pensamiento tutelado—, la mayoría de edad.

No se puede “reescribir” la historia porque nunca fue escrita desde la perspectiva de la igualdad, simplemente hay que escribirla. Y esto es lo que hacen Oliveira y Traba, sólidamente documentadas, caminando a hombros de gigantas: Simone de Beauvoir, Mary Wollstonecraft, Alexandra Kollontai, Helen Fischer, María Zambrano, Celia Amorós. Las autoras proponen una wiki-lectura proactiva, obra abierta desde la primera página: “Ámame, ámome… pero hay más interpretaciones. ¿Cuál es la tuya?”.


Oliveira Malvar, Chis y Traba Díaz, Amada, ám@me, Editorial Galaxia, Vigo, 2018, 350 págs., 3ª edición, en gallego.

Foto portada: Anxo Cabada.
En redes sociales:
Chis Oliveira en Facebook.
Amada Traba en Facebook.
       Editorial Galaxia en Facebook. Twitter: @galaxiaeditorial